Y hoy quiero compartir con ustedes algunos datos interesantes sobre las fresas y cómo limpiarlas adecuadamente según las leyes judías del kashrut.

Las fresas son una fruta deliciosa y saludable que ha sido cultivada y apreciada durante siglos. Se originaron en Europa y Asia, y desde entonces han sido cultivadas en todo el mundo. Son ricas en vitamina C y otros nutrientes esenciales, y se pueden utilizar de muchas maneras diferentes en la cocina, desde el desayuno hasta los postres. Sin embargo, es importante tener en cuenta que las fresas pueden ser una fuente de insectos y otros contaminantes, y es necesario asegurarse de eliminar cualquier residuo antes de consumirlas. Por esta razón, es importante seguir ciertos pasos para limpiar las fresas adecuadamente según las leyes del kashrut.

Aquí hay algunos pasos simples que puedes seguir para limpiar las fresas de manera adecuada según las leyes judías del kashrut

Es recomendable comprar fresas de buena calidad que estén derechas y lisas; no manchadas ni con dobleces, preferiblemente que no vengan pegadas(gemelas) y sin grietas. En el momento de la compra, se deben fijar que no hayan gusanos en la bandeja de las fresas.

Primero,  parte con un cuchillo filoso la hoja verde con un poco de fruto( 1 mm aprox), también se retiran partes de dobleces, grietas o secciones muy blandas. Si hay grieta profunda, se parte el fruto.

Remoje las fresas  en agua con jabón por tres minutos

Enjuague las fresas muy bien en el chorro fuerte de agua fría por todos lados. Tomando 5 o 6 fresas a la vez  y volteándolas por todos lados.

Se recomienda partir las fresas para saber si hay algún gusano

Otra opción es partirlas antes de remojarlas y lavarlas y ya no será necesario revisarlas por dentro.

Les doy un  par de métodos por si tienen dudas de agusanamiento:

Limpiar las fresas según las instrucciones recomendadas anteriormente, repetir el proceso tres veces y después moler completamente las frutillas o cocinarlas, usándolas para alguna mermelada, jalea, siropes etc

Pelar una capa delgada de las fresas con cuchillo y enjuagar las fresas peladas.

El jugo que es producto de una fábrica industrializada, como por ejemplo “bebida de fresa y plátano”, es permitido tomarlo.

Es importante tener en cuenta que estos pasos deben seguirse cada vez que utilice fresas en una receta kosher, independientemente de si son orgánicas o no. De esta manera, puede asegurarse de que sus comidas cumplan con las leyes del kashrut y sean lo más saludables y limpias posibles.

Pero las fresas no solo son importantes por su limpieza según el kashrut, sino que también tienen una gran importancia histórica. En la antigüedad, las fresas eran consideradas un símbolo de pureza y eran utilizadas como una forma de curar enfermedades. Además, se les atribuyen propiedades afrodisíacas y se utilizan a menudo en postres y decoraciones de bodas.

En cuanto a usos culinarios, las fresas son muy versátiles y se pueden utilizar en una gran variedad de recetas. Se pueden mezclar con leche y hielo para hacer smoothies, mezclarlas con mantequilla de maní y miel para hacer una deliciosa mermelada casera, o simplemente comerlas frescas como una opción saludable de snack, luego obviamente de que hayan pasado por el proceso de revisión y limpieza anteriormente descritos.

Espero que estos datos interesantes les hayan dado algunas ideas sobre cómo incorporar las fresas en sus comidas kosher y cómo limpiarlas adecuadamente según las leyes del kashrut. ¡No olviden compartir sus creaciones con nosotros en nuestra cuenta de Instagram (@esthi.rachel) y en nuestra página web (www.historiasdecocina.com)!

¡Hasta la próxima!